Local & Rural People

Muchos de nosotros, aprovechamos el trabajo de voluntarios para conocer la cultura de Gambia y hacer excursiones después del colegio y los fines de semana. Abuko, Katchikally  Bakau, Tanji, Bijilo, Brikama Craft Market, Sanyang beach, Lamin Lodge, Sailors Beach Bar, Makasutu, Serekunda Market son los sitios mas populares entre los voluntarios.

En esta ocasión, queríamos conocer como vive la gente local y seguir conociendo sus costumbres, así que fue Bakary, uno de los taxistas que nos acompañan, quien organizó una excursión por diferentes sitios rurales que mereció la pena.

Salimos de Lamin, cruzamos Brikama y la primera parada estaba como a 20 minutos desde allí.  era un pueblo pequeño pegado a la carretera llamado Sotokoi, aprendimos como reparan las casas con un material parecido al cemento hecho a partir de ostras. Pudimos ver un Mercado local , conocer sus casas y ver como cocinan en las calle con el fuego mientras los niños nos acompañaban por el pueblo.

La siguiente parada fue en en el pueblo donde nació Bakary, nuestro taxista, una aldea muy pequeña con una sola calle y alrededor de diez casas, un pozo y algún animal es lo único que necesitan. Cuando vayáis por la carretera, quizás veáis gente picando piedras hasta conseguir un tamaño como una pelota de ping pong. Esas piedras las venden para ponerlas en los patios de las casas, sirven para que se filtre el agua cuando llueve y no quede estancada.

Visitamos el camping Amdalai, un sitio bien preparado para recibir turistas, casas tradicionales donde puedes dormir y descansar en un ambiente muy tranquilo. Tienen una cabaña común donde aprovechamos para comer lo que llevábamos preparado y tomar una bebida fría a la sombra, muchas veces las cosas sencillas se convierten en grandes placeres.

Desde allí nos fuimos al camping Tumani Tenda Camp, estaba menos cuidado que el anterior pero tenía un gran atractivo turístico. Por allí pasaba el río de Gambia y pudimos dar un paseo en barco por los manglares de la zona en las típicas barcas.

Ya de vuelta  a Lamin hicimos dos paradas más para ver los gigantescos árboles que había por la zona y conocer como la gente protege sus tierras con vallas hechas de manera tradicional con palos, todas diferentes y curiosas de ver. En el camino nos llamó la atención que en ocasiones veíamos garrafas de plástico colgadas de los arboles, Bakary nos explicó que era un árbol típico de allí y machacando su fruto consiguen hacer un vino local.

Al final, un día sin muchas expectativas se convirtió en un día magnifico con anécdotas y muchas cosas aprendidas de la cultura Africana.

Raquel y Miguel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *