Un golpe de realidad

Siempre había soñado con realizar un voluntariado, el hecho de poder aportar un granito de arena a aquellas personas que realmente lo necesitan sin pedir nada a cambio.
He podido apreciar una realidad diferente, que pasa desapercibida a los ojos del mundo.
Gracias a Canarias Lamin School he podido realizar mi sueño, conocer personas increíblemente maravillosas con unos corazones puros, unos niños con una inocencia que supera la realidad, unas sonrisas en sus rostros que jamás desaparecen ante cualquier adversidad.

Unos niños con unas ganas de aprender conocimientos  en todo momento, con una fuerza interna extraordinaria y con agradecimientos para ofrecerte.
Esta experiencia no solo me ha permitido poder colaborar con una buena obra, sino también, poder apreciar lugares insólitos.

No sabría decir quien ha aprendido mas de quien si ellos de mi o yo de ellos.
Abaraka, abaraka a todo el mundo que ha formado parte de esta increíble aventura, a toda la organización, coordinadores, profesores del colegio, a mis compañeros de este voluntariado a los que nunca olvidaré, a todos aquellos que han echo posible esta experiencia, pero sobre todo a la gente de Lamin por como nos acogieron y nos han tratado todo este tiempo.

Hay historias que no caben en un libro y hay libros que uno siempre volvería a leer y estoy segura que este es uno de ellos.

Hasta pronto Lamin!

Sara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *