Viajar a Gambia es soñar despierto

Hola Alicia, muchas gracias por querer formar parte del voluntariado LAMIN 2017 ASEDA GAMBIA, quiero confirmarte que tienes plaza para realizar el próximo voluntariado

Con este email comenzaba la aventura.

Fueron muchos los días que pasé imaginando cómo sería la vida en Gambia o qué me iba a encontrar allí. Nervios, excitación, ilusión y muchas ganas de vivir la experiencia me inundaban conforme la fecha de mi viaje se iba acercando.

Y, al fin, llegué. Estaba en Banjul y era de noche. Un grupo de maravillosos voluntarios esperaba ansioso nuestra llegada. En cuanto nos subimos en el tanga-tanga, ellos empezaron a contarnos millones de cosas acerca de todo lo que estaba por llegar: los niños, el colegio, la casa en la que viviríamos, las excursiones… Y desde ese momento no he parado de sentir algo muy parecido a lo que muchos llaman felicidad.

Varios días después de volver a España todavía me resulta muy difícil describir todo lo vivido. Las interminables sonrisas y los abrazos de los pequeños, la gratitud y amabilidad de la gente, el paisaje, la fauna ;), la oscuridad y la tranquilidad en la noche, o el olor a tierra mojada tras las tormentas son cosas que jamás voy a olvidar. Porque he vuelto, pero Gambia se ha quedado conmigo.

Sin embargo, no me cabe duda de que todo esto no hubiese sido lo mismo sin mis compañeros y amigos: Mireia, Maitane, Sara, Elena, Clara, Claudia, Lidia, Manu, Ángel, Eva, Aina, Sergio, Rosy, Belén, David, Natalia, Ebou, Bakary y Omar. Chicos, habéis hecho que esto sea mágico. Espero que muy pronto podamos brindar una vez más, porque todavía nos quedan muchas cervezas, Pringles e historias que contar.

GRACIAS A TODOS VOSOTROS!

THANK YOU ASEDA!

ABARAKA GAMBIA!

 

Alicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *